HIJOS VILES DE ALMA MATER CARIÑOSA ― Sobre un acto de barbarie intelectual y moral contra nuestra casa de estudios

Tratándose de hijos de la USAC, no se comprende de dónde sacan la desfachatez de tratar de obligar a nuestras autoridades académicas a violar lo más sagrado que tiene la USAC, que es su Autonomía respecto del Estado.

RECTORIA DIBUJOLa Comisión de Finanzas del Congreso de la República citó esta semana a las máximas autoridades universitarias para discutir el presupuesto del 2019 para esta conspicua academia. Como se sabe, esta asignación equivale constitucionalmente al 5 por ciento anual del presupuesto de ingresos ordinarios de la nación. Pues bien, diputados de la citada Comisión pretendieron condicionar la aprobación del presupuesto universitario a que la USAC rinda informes financieros al Congreso sobre la ejecución de su presupuesto (¡!).

Lo que los diputados de la Comisión de Finanzas soslayan cuando pretenden imponerle a la USAC semejante condición para otorgarle lo que legalmente le corresponde, es no sólo que lo que exigen es tarea de la Contraloría General de Cuentas y no del Congreso (que fue lo que les respondieron las autoridades universitarias a los diputados), sino que, aunque la USAC estuviera de acuerdo (que no lo está) en acceder a la petición de los mencionados diputados, no lo podría hacer porque eso implicaría violar la Autonomía Universitaria, toda vez que ésta es académica y también administrativo-financiera. En otras palabras, el Congreso no tiene la potestad de fiscalizar financieramente a la Universidad.

Ante este hecho insólito, no se puede dejar de especular sobre si lo que buscan los diputados es que la USAC ceda a pretensiones políticas partidarias en lo referido al control de dependencias del Alma Mater (lo cual implicaría también violar la Autonomía), y que a eso obedece el chantaje que les quisieron hacer a las autoridades de la Carolina. ¿Qué otra explicación de fondo puede considerarse?

Aparte de la altanería con la que estos “Padres de la Patria” les hablaron a los representantes de esta Academia, resulta inexplicable que quienes así abordaron la problemática sean profesionales graduados de esta casa de estudios. Se entendería (aunque no se justificaría) este comportamiento cerril si fueran egresados de universidades privadas. Pero tratándose de hijos de la USAC, no se comprende de dónde sacan la desfachatez de tratar de obligar a nuestras autoridades académicas a violar lo más sagrado que tiene la USAC, que es su Autonomía respecto del Estado. De hecho, los diputados tuvieron la osadía de preguntar socarronamente si la autonomía era también financiera (refiriéndose a si los fondos los generaba la USAC). A esta pregunta, la respuesta es que los fondos son públicos, pero la ejecución de los mismos es autónoma, como lo es la libertad de cátedra y la administración interna de la institución. ¿Es que no lo sabían, o es que aplicaban medidas militares de presión?

Ante este ofensivo acto de barbarie intelectual y moral, cabe preguntarle al Alma Mater ―tal como lo hizo Otto René Castillo dirigiéndose a la Patria―: “¿Por qué nacieron hijos tan viles de madre cariñosa?” Y solicitarle una protesta formal ante el Estado por el insulto recibido.

Publicado el: 15/10/2018 ― En: El Caminante | USAC

 

Anuncios