PENSAR SIN SENTIR Y SENTIR SIN PENSAR ─ Sobre las grandes “ideotas” de algunos enjundiosos y lustrados idiotas

El pavoneo del “pensador” de cubículo es tan estéril como el destemplado canto de sirena de quienes buscan seducir victimizándose. Asentaba Unamuno que “Hay que sentir el pensamiento y pensar el sentimiento”. Con lo cual expresaba que pensar y sentir no están divorciados, como supuso el cientificismo, ese “prejuicio de no tener prejuicios” que decía…