LA MISERIA RELIGIOSA – O por qué caemos presa de los mercaderes del consuelo

Siendo muy joven, Marx comprendió que la actividad del ser humano frente al mundo no sólo es lo que le da sentido a su existencia, sino lo que lo origina como la única especie consciente de sí misma, a diferencia de sus más cercanos compañeros de evolución, los monos homínidos. Porque esta actividad —llamada trabajo o praxis (o combinación creativa de pensamiento y práctica)— fue la condición material para que surgiera —en la lucha por la sobrevivencia— esta nueva especie cuyo cerebro es capaz de adaptar el mundo a sus necesidades, y no al revés.

MRM_PARA ARTÍCULOSTambién entendió que esta actividad pierde su esencia o sentido originario —el de hacer evolucionar a la especie humana— cuando —también por razones de sobrevivencia, esta vez en grupos grandes—, la praxis deja de servir a los intereses individuales de la especie, y los seres humanos empiezan a trabajar no para sí mismos, sino para alguien más. Esto ocurre cuando, gracias a las primeras formas de excedente productivo e intercambio mercantil, se crea la propiedad privada y, con ella, las primeras formas de poder político e ideológico de unas élites sobre las masas. Marx anunció, a partir de sus estudios de la evolución económica y política de las sociedades, que el trabajo volvería a pertenecerle por completo al individuo cuando las fuerzas productivas hubiesen alcanzado un grado tal de desarrollo, que hiciera innecesaria la propiedad privada y el poder político coactivo sobre la sociedad: el Estado. Mientras tanto, la humanidad viviría en “el reino de la necesidad”, pues el trabajo se había vuelto ajeno al ser humano: se había enajenado. Esto fue tan inevitable como lo es la lucha por des-enajenar el trabajo y emancipar al ser humano para que recobre su esencia humana, la cual es —por rasgo constitutivo de la especie— autoconsciente, libre y creadora. No sumisa o enajenada. A la fase de desarrollo des-enajenado que nos hará pasar al “reino de la libertad”, Marx lo llamó comunismo, evocando al primer modo de producción —el comunismo primitivo—, en el que no había clases sociales (porque no había excedente productivo) y el trabajo le pertenecía por completo al individuo. Hay que llegar a una fase parecida, dijo, pero sobre la base de un desarrollo colosal de las fuerzas productivas, que haga posible una convivencia basada en el recobramiento y desarrollo de nuestra esencia consciente, libre y creadora.

Por ahora, empero, el ser enajenado es esclavo de lo que crea. Tanto de las mercancías que fabrica y consume como de los dioses que imagina para consolarse por la falta de sentido de una vida enajenada de su esencia. Por eso Marx afirmó que “La miseria religiosa es, por un lado, la expresión de la miseria real, y, por el otro, la protesta contra la miseria real”. Es a la vez expresión de la enajenación de la actividad humana y alarido de inconformidad con esta situación. De aquí su aserto: “La religión es el suspiro de la criatura agobiada, el estado de ánimo de un mundo sin corazón, porque es el espíritu de los estados de cosas carentes de espíritu. La religión es el opio del pueblo”. Además, dice: “El fundamento de la crítica irreligiosa es: el hombre hace la religión; la religión no hace al hombre”. Pues el hombre se hace a sí mismo con su praxis. Nadie lo hace a él. Lo que pasa es que cuando se enajena olvida esta verdad originaria y —como buen ignorante— cae presa del miedo y del “amor” de los mercaderes del consuelo.

Publicado el: 10/02/2016  –  En: elPeriódico

Anuncios

3 Comentarios

  1. Slvia dice:

    Apreciable paisano, es tan gratificante leer sis artículos, muchas veces mI esposo, mis hijos y yo, o quizá la mayoría de las veces, nos sentimos deshubicados cuando visitamos a nuestros parientes y amigos en Guatemala (hemos vivido en Maine por más de 25 años) no nos parece tener muchos puntos de interés que podamos compartir; mientras allá disfrutan luciendo sus vehículos caros y/o de modelos recientes, nosotros amamos nuestro echo 2000 que funciona perfectamente, nosotros queremos hablar de los alimentos transgénicos, ellos nos hablan de las maravillas gastronómicas del restaurante de moda no entendíamos que pasaba pero al fin con si artículo, se hizo la luz estará selección Junior de base ball ganó el campeonato mundial aquí en Orono,maine,mi hermano nos informó a última hora y salimos con mi hija desde Cape Elizabeth, donde vivimos hacia Orono,llegando justo a tiempo de iniciarse el partido.Que glorioso triunfo compartimos,mi hija, los padres de los muchachos campeones y yo.(no podía ron viajar todos los padres,ellos mismos costearon sus gastos) ah, pero “en el país de los palurdos” podemos pagarle avión privado a un jugador para ir a perder un partido mientras no uno, muchos niños agonizan en los rincones de la patri sin que nos sorprenda ni conmueva en absoluto. Sr. Morales, me gustan sus artículos pero no es fácil dirigirse a un docto. Salusos

    Me gusta

    1. soydeseptiembre dice:

      Muchas gracias por sus palabras, Silvia. Yo también viví en EEUU, en Pittsburgh, y sé lo que es volver y enfrentarse con la cultura machista y tosca de nuestros amigos de antes. Gracias a usted por leerme.

      Saludos cordiales.

      Mario Roberto

      Le gusta a 1 persona

  2. Slvia dice:

    Apreciable paisano, es tan gratificante leer sus artículos, muchas veces mI esposo, mis hijos y yo, nos sentimos desubicados cuando visitamos a nuestros parientes y amigos en Guatemala (hemos vivido en Maine por más de 25 años) no nos parece tener muchos puntos de interés que podamos compartir; mientras allá disfrutan luciendo sus vehículos caros y/o de modelos recientes, nosotros amamos nuestro echo 2000 que funciona perfectamente, nosotros queremos hablar de los alimentos transgénicos, ellos nos hablan de las maravillas gastronómicas del restaurante de moda, no entendíamos que pasaba pero al fin con su artículo, se hizo la luz, la selección Junior de base ball ganó el campeonato mundial 2012 aquí en Orono,maine,mi hermano nos informó a última hora y salimos con mi hija desde Cape Elizabeth, donde vivimos hacia Orono,llegando justo a tiempo de iniciarse el partido.Que glorioso triunfo compartimos,mi hija, los padres de los muchachos campeones y yo.(no pudieron viajar todos los padres,ellos mismos costearon sus gastos) ah, pero “en el país de los palurdos” podemos pagarle avión privado a un jugador para ir a perder un partido mientras no uno, muchos niños agonizan en los rincones de la patria sin que nos sorprenda ni conmueva en absoluto. Sr. Morales, me gustan sus artículos pero no es fácil dirigirse a un docto. Saludos

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.