EL PENSAMIENTO SANCARLISTA – Sobre el compromiso con la universidad pública y con su aporte social

Mi incondicional compromiso con la USAC es un compromiso con la autonomía universitaria, la cual, en vez de ser interpretada como un libertinaje en la docencia, debe ser asumida como una forma independiente de autogobierno interno, como la libertad total de cátedra y de debate, y como el ejercicio autónomo de todas las vocaciones cognitivas.

MRM foto de Uli Stelzner

A pesar de sus problemas, la Universidad de San Carlos de Guatemala sigue siendo el único espacio en nuestro medio en el que aún se puede ejercer una absoluta libertad de emisión del pensamiento. Las censuras políticamente correctas no han podido dominar del todo la actividad de debate intelectual y político que se lleva a cabo en sus aulas y foros, y sólo allí es posible publicar libros de toda índole, sin que medien trabas ideológicas de orden religioso, político y sexual.

Por eso mismo, mi incondicional compromiso con la USAC es un compromiso con la autonomía universitaria, la cual, en vez de ser interpretada como un libertinaje en la docencia, debe ser asumida como una forma independiente de autogobierno interno, como la libertad total de cátedra y de debate, y como el ejercicio autónomo de todas las vocaciones cognitivas. En este sentido, mi compromiso con la USAC es un compromiso con el ejercicio del pensamiento crítico y sus ejes metodológicos: la historicidad (que considera al objeto de estudio como un proceso de cambio en el tiempo y el espacio, y no como un fenómeno estático), la criticidad (que basa su quehacer en el análisis, la síntesis y las conclusiones relacionales) y la radicalidad (que no es ni más ni menos que la capacidad de ir a la raíz causal de los problemas que se analizan).

Mi compromiso con la USAC es también un compromiso irrenunciable con la educación pública, laica, gratuita y (ojalá) obligatoria. Porque, tratándose de una universidad que se sostiene con los impuestos que pagan los pueblos, es a ellos a los que debe su accionar académico y todas sus formas de extensión universitaria. No sólo por reciprocidad moral, sino por mandato legal.

Una expresión de lo dicho es el libro Pensamiento universitario contemporáneo, que la Dirección General de Docencia estará presentando el martes 27 de agosto a las cinco de la tarde en el MUSAC. No se trata de un libro exhaustivo en el que todo el pensamiento universitario actual esté contenido, sino de apenas una muestra que no refleja toda la diversidad de lo que la USAC produce en materia de pensamiento científico-técnico, científico-social y científico-cultural. Puede ser que en el futuro otras muestras de la producción cognitiva carolina aparezcan, pero, por ahora, este libro constituye una mínima expresión de lo que la universidad aporta a la sociedad, sobre todo en este momento histórico cuando, en medio de una crisis política sin precedentes, la mecánica de la democracia local se dispone a hacer un recambio en el control del Estado.

Este libro recoge ideas de autores con ideologías políticas diversas y por eso es un insumo para el debate. Después de todo, el debate riguroso de ideas es una de las ingentes necesidades de nuestra confundida sociedad manipulada.

Publicado el: 31/07/2019 ─ En: elPeriódico 

Anuncios