LA MORAL DEL SIMULACRO – O el ridículo travestido de “épica”

El individuo políticamente correcto es el coreógrafo de la solidaridad humana: el individualista enmascarado de sujeto que apoya (desde prudente y rentable distancia) causas subalternas que íntimamente no considera suyas. La corrección política funciona como un conjunto de prótesis para inválidos intelectuales y paralíticos de la acción. En el supermercado de lo políticamente correcto los…